Antes de viajar no te olvides: Haz una revisión mecánica

Irse de viaje siempre tiene su pequeña dosis de estrés: preparar maletas, planificar la ruta, dejar las plantas regadas antes de salir y el gas cerrado, llenar el depósito… y hacer una revisión mecánica antes de empezar el viaje. Todos los conductores conocemos la teoría, pero a la hora de la verdad no todos cumplen con ella. Tener el coche en buen estado es sinónimo de seguridad al volante, por lo que no debería valer ninguna excusa para no pasarse por la red de talleres claxon a comprobar el estado del vehículo.

Revisión mecánica básica

Para empezar podemos comprobar los niveles de líquidos del automóvil: el líquido de frenos, el anticongelante, el aceite o el agua para los limpias. Puede parecer una tontería, y aunque muchos llevamos la garrafa de aceite o la botella de agua en el maletero, nunca está de más comprobar los niveles antes de partir para evitar sorpresas desagradables que arruinen nuestro viaje. También hay que mirar la batería, ya que puede perder líquido o estar algo sucia, así que limpia los bornes.

Si sospechas que las luces no funcionan bien o han perdido potencia quizá sea el momento de ir a la red de talleres claxon para reajustarlas y limpiar los faros. Todas son igual de importantes: luces de cruce, de posición, largas, intermitentes, luz de freno, marcha atrás, antiniebla… Para optimizar al máximo su funcionamiento, además de evitar deslumbrar a otros usuarios de la vía, antes de partir, con el coche ya cargado, hay que ajustar el nivel de los faros.

Tan importantes como las luces son los neumáticos. Todos miramos que la presión sea correcta, los hinchamos si es necesario, pero también hay que comprobar que tienen suficiente dibujo para circular con seguridad. En cualquier caso, si se acerca el momento de cambiarlos o ves que tienen algún daño o defecto siempre es mejor hacer el cambio de neumáticos antes de salir de viaje. En el capítulo neumáticos podríamos incluir los amortiguadores, la dirección y la suspensión.

No podemos olvidar el sistema limpiaparabrisas, ya que si las escobillas están dañadas no podrán barrer el agua en caso de lluvia, por lo que perderemos visibilidad. Comprueba tanto las escobillas delanteras como las traseras y asegúrate de que el tanque de agua está lleno. Finalmente, tenemos los asientos. Aunque parezca algo trivial, asegúrate de que están bien anclados y de que el cinturón funciona bien, tanto en el asiento del conductor como en los de los pasajeros, en especial si llevan tiempo sin utilizarse.

El equipo de emergencia

Si has revisado todos estos puntos probablemente no tengas que recurrir al equipo de emergencia, pero hay que estar preparados ante cualquier imprevisto, por lo que nos aseguraremos de que la rueda de repuesto esté en perfecto estado y con la presión adecuada por si tenemos que montarla. Y no olvides el kit de herramientas para cambiarla si es necesario. El chaleco reflectante, los triángulos de emergencia homologados o la documentación de vehículo son los últimos aspectos a revisar antes de salir de viaje.

The following two tabs change content below.

Bajarse del mundo

Noticias recientes sobre todo lo que tiene que ver con los ciudadanos que viven en nuestro mundo. Comentamos la ciencia moderna actual, aconsejamos sobre temas necesarios y aportamos destinos placenteros para unas grandes escapadas.