Viajar y hacer publicidad al mismo tiempo es posible

Hoteles, museos de arte, edificios emblemáticos, atracciones turísticas: la mayoría de establecimientos turísticos suelen tener un volumen de afluencia estacional. No obstante, para cada uno de los visitantes, los momentos allí vividos formarán parte de una experiencia vital única: de un viaje inolvidable, de sus álbumes de recuerdos y de las historias que contarán a sus amigos cuando vuelvan a su país de origen.

Pegarse en la memoria

Si tienes un negocio de este tipo sabrás que además de crear experiencias satisfactorias, se suele tener como objetivo ser recordado y recomendado y fidelizar a los clientes para que lo tengan presente cuando vuelvan al lugar. Hoy desvelamos una herramienta que se adapta de maravilla a esa finalidad: las pegatinas personalizadas.

Una pegatina que arranque una sonrisa es un reclamo perfecto para actuar como souvenir, como regalo e incluso, como para pegar en la maleta, como hace años. ¿Cómo conseguir una pegatina que los clientes quieran comprar o llevarse? Destacan tres tipologías.

Con mensaje

Las pegatinas con mensaje se quedan en la memoria. La estructura suele ser, en primer lugar, una frase simpática y divertida, relacionada con el lugar de destino o con la actividad de la que se viene a disfrutar. Por ejemplo, si hablamos de un hostal para surfistas, la frase puede hablar sobre las maravillas del surf. Debe estar en el idioma de los visitantes – se pueden hacer varias versiones en distintas lenguas -, la tipografía y el diseño deben ir acordes con la imagen y estética del negocio en particular. No se debe olvidar añadir en la parte inferior una llamada a la acción, como el enlace a la página web del negocio o el nombre y una dirección de contacto.

Con imagen

En este caso, la protagonista de la pegatina puede ser una imagen o una ilustración con un motivo relacionado con el destino. La temática puede ser variada: elementos típicos de la gastronomía, un monumento natural del lugar, un edificio emblemático u otro aspecto pertinente que tenga connotaciones positivas. De nuevo, el nombre del negocio y el enlace de la página web deben figurar en la pegatina, no en un plano principal pero sí bien visible. Como elemento diferenciador, se puede pedir a un ilustrador de renombre que realice el diseño de la pegatina, de ese modo aún daremos más motivos para que los clientes lo luzcan con orgullo.

Con el negocio turístico

Por último, presentamos una opción más tradicional aunque no por ello menos eficiente. Consiste en diseñar las pegatinas con el logotipo y la imagen del negocio. El valor añadido para el cliente en ese caso es que, si ha vivido una experiencia bonita en el establecimiento en particular, sienta que llevándose la pegatina se lleva con él o ella un pedazo de sus vacaciones. Si se llega a ese punto, puede considerarse un auténtico éxito. En esa ocasión no solo nos habremos ganado un espacio en su maleta, sino también, en su corazón.

¿Te ha sido de utilidad este artículo? ¡No dudes en compartirlo!

The following two tabs change content below.

Bajarse del mundo

Noticias recientes sobre todo lo que tiene que ver con los ciudadanos que viven en nuestro mundo. Comentamos la ciencia moderna actual, aconsejamos sobre temas necesarios y aportamos destinos placenteros para unas grandes escapadas.