Qué gafas comprar dependiendo de la forma de tu cara

Elegir gafas no es una tarea sencilla. Además de realizar su función primordial, la de ayudarte a ver con nitidez o protegerte de la luz solar, en los últimos años se han convertido en un accesorio de moda de primer orden. Esto significa que tienes cientos de modelos a tu disposición, lo que puede ser una ventaja o no. Entrar en una óptica y empezar a probarte gafas sin ton ni son puede acabar con tu paciencia. Aquí tienes algunos consejos para hacer un primer filtro dependiendo de la forma de tu rostro.

Diseños para resaltar tu mirada

Rostros ovalados. Si es tu caso, enhorabuena, cualquier modelo te sienta bien. Escoge las gafas según tu estilo.

Rostros redondos. Para que las gafas afinen la forma de tu cara y la hagan parecer más ovalada, prueba con monturas rectangulares. Y mejor aún si tienen las patillas anchas.

Rostros cuadrados. Estos rostros suelen tener rasgos muy marcados. Para suavizarlos, elige una de estas gafas redondas con las patillas muy finas. Si son de sol, juega con los colores.

Rostros con forma de triángulo invertido, diamante o corazón. Todos estos nombres reciben las caras que tienen la frente mucho más ancha que la barbilla, a veces con pómulos muy prominentes. Para este tipo de rostros hay dos opciones muy favorecedoras. Las monturas ovaladas son la apuesta más segura. Pero las más atrevidas pueden decantarse por unas gafas que enfaticen aún más la forma de su rostro, como las que llevan monturas en forma de mariposa u ojo de gato.

El tamaño y la forma de la nariz

Aparte del contorno del rostro, las gafas deben acomodarse perfectamente a la nariz. Eso las hará más cómodas y mucho más estéticas.

Si tu nariz es chata, busca gafas que se acomoden perfectamente al puente y pide que las ajusten a tu medida. Trata de evitar los modelos no ajustables, porque cuando las gafas resbalan hacia la punta de la nariz, resultan muy poco favorecedoras. Del mismo modo, las narices anchas piden monturas con el puente más ancho.

Tipos de monturas

Además de lo dicho anteriormente en relación con las formas, también deberías tener en cuenta el tipo de montura. En términos generales, las hay de tres tipos: al aire, completa y media montura.

La montura completa rodea los cristales totalmente y puede presentarse en cualquier forma o tamaño. Es, por lo tanto, la más versátil y la que te va a permitir aplicar los consejos que te hemos dado en el apartado anterior sin problemas.

La media montura solo abarca la parte superior de los cristales, que es prácticamente recta. Puedes escoger un modelo con este tipo de montura si no deseas enmarcar tanto tu mirada, ya que resulta mucho más sutil que la montura completa.

La montura al aire es aquella en la que el puente y las patillas se sujetan a los cristales mediante tornillos. Son la mejor opción para las caras con forma de corazón.

¿Sabes ya qué gafas te sientan mejor?

The following two tabs change content below.

Bajarse del mundo

Noticias recientes sobre todo lo que tiene que ver con los ciudadanos que viven en nuestro mundo. Comentamos la ciencia moderna actual, aconsejamos sobre temas necesarios y aportamos destinos placenteros para unas grandes escapadas.