Los desodorantes tienen efectos secundarios

Comparte la noticia:

¿Cuántas veces has código un desodorante para asearte al salir de la ducha? De hecho, posiblemente lo hagas incluso en más de una ocasión al cabo del día. Sin duda se trata de un producto de higiene fundamental y muy importante para cuidar la imagen personal de cada uno, el problema es que posiblemente no conozcas los diferentes efectos secundarios que recientemente un estudio ha demostrado que tienen.

Y es que aun estando clara la principal función que tienen los desodorantes, que no es otra que acabar con los diferentes mal olores que pueden provocar las glándulas sudoríparas de nuestro cuerpo y permitirnos oler bien y transmitir un olor agradable. Lo que ocurre es que en ocasiones abusamos demasiado de él, tanto, que a veces incluso puede resultar peligroso.

El estudio realizado por la Universidad Estatal de Carolina del Norte muestra que el desodorante consigue acabar con los malos olores, eso está claro, pero lo hace de una forma que consigue neutralizar el mal olor, pero no lo hace desaparecer como tal.

La clave está en que los desodorantes acaban con ese mal olor a través de la utilización de sustancias antibacterianas, y el problema está en que esas sustancias pueden provocar efectos secundarios que pueden resultar peligrosos para nuestro organismo. Los efectos más apreciables son la eliminación de diferentes microbios y de sustancias que desempeñan una función que resulta muy importante para nuestro organismo.

El experimento fue llevado a cabo a raíz de observar un artículo publicado por la prestigiosa revista “Peerj” en el que se ponía a prueba a un total de 19 participantes para tratar de conocer los diferentes usos que se llevan a cabo con un desodorante y así poder tener una idea aproximada de si afecta o no la utilización de los desodorantes a nuestro organismo.

Todos los entrevistados siguieron una rutina prácticamente igual el primer día, y lo cierto es que apenas había ninguna diferencia entre ellos. Pero esto empezó a cambiar con el paso de los días, y poco a poco se pudo comenzar a observar que las diferencias empezaban a ser cada vez más apreciables, sobre todo entre antiaspirante, que se refiere a que controla y reduce la sudoración en la piel, al desodorante, que se centra en el mal olor. Y es que todo apunta a que los desodorantes contaban con bacterias que podían resultar especialmente dañinas para el cuerpo humano.

The following two tabs change content below.

Bajarse del mundo

Noticias recientes sobre todo lo que tiene que ver con los ciudadanos que viven en nuestro mundo. Comentamos la ciencia moderna actual, aconsejamos sobre temas necesarios y aportamos destinos placenteros para unas grandes escapadas.